Civismo en Alpuente

30 03 2007

Hablar de civismo es hablar de ciudadanía, es hablar de un valor, de una virtud que es mucho más que la urbanidad. El civismo es la característica que diferencia al individuo interesado en su ciudad en función de sus necesidades particulares, del ciudadano/a comprometido de una forma inteligente (racional) y afectiva con su ciudad y solidario con un espacio común de convivencia compartido con otros ciudadanos/as. La ciudad se construye con ciudadanos/as sabedores de que solamente desde una ética democrática, basada en el ejercicio de derechos y deberes, se puede armonizar la libertad personal y la responsabilidad solidaria, siendo esta armonía la que garantiza la paz, la libertad y la convivencia.

 

Los buenos modales, las normas de urbanidad son parte importante, pero el civismo es mucho más. El civismo es un sentimiento, no un formalismo. Es la ética que permite el desarrollo de una cultura de respeto a los otros ciudadanos/as, a la urbe, al entorno, a lo propio y a lo ajeno, a lo privado y a lo público… Una cultura ciudadana que nos hace avanzar en convivencia, aprendiendo a resolver los conflictos de la forma más beneficiosa para todos, puesto que el ser humano es una especie social, bioética , que no puede vivir fuera de la sociedad. (primera parte del preámbulo del Pacto Cívico de Torrent)

 

¿Por qué hablamos hoy de civismo? Quisiera que reflexionáramos todos un poco sobre la necesidad del civismo en nuestra sociedad y de manera concreta en nuestro espacio urbano, Alpuente.

En los últimos meses, el Ayuntamiento de Alpuente y la Diputación de Valencia han limpiado de escombros, basuras y enseres los espacios degradados de nuestro municipio. Pero no se han quedado ahí, han invertido en señalética para indicar la prohibición de tirar basuras… Han clausurado los vertederos y próximamente restaurarán esos espacios plantando especies autóctonas, romeros, espliegos, pinos…

La inversión ha sido de unos 70.000 euros o lo que es lo mismo, más de 11.600.000 pesetas. Desde Alpuente.org pensamos que ha sido una buena inversión. Desde el año 1999 disponemos de un Ecoparque en el que poder dejar lo que no queremos y así poder reciclarlo. Por tanto, hay un lugar específico que debemos de utilizar y no los antiguos vertederos incontrolados, hoy clausurados. El que tire sus desperdicios en estos antiguos vertederos, sabe que incurre en un delito que será castigado.

¿Por qué aclaramos esto? Porque en el espacio degradado que acaba de ser limpiado y próximamente replantado con flora autóctona, ubicado en la aldea de Campo de Arriba, vuelve a tener basuras.

Alguna persona sin respeto a sus vecinos y sin respeto al medio ambiente ha tirado sus trastos viejos a un espacio de todos, a un espacio limpiado recientemente con dinero de todos, el que pagamos con nuestros impuestos. Creemos que es una falta de respeto a sus vecinos de aldea y a todo el pueblo de Alpuente.

Si alguien que lea ésto, conoce al infractor, le pedimos que se lo haga saber. No le pedimos que lo denuncie (aunque es un delito grave), le pedimos que recoja lo que ha tirado y lo lleve al Ecoparque.

Debemos de concienciarnos todos un poco y practicar el civismo, tan necesario en el mundo en el que vivimos hoy, tan necesario para el medio ambiente. Con la recuperación de estos espacios, el Ayuntamiento de Alpuente y la Diputación, en definitiva, TODOS (con nuestro dinero). Hemos devuelto estos lugares a su estado original, al menos se ha intentado. Se ha vuelto atrás muchos años, descontaminando la zona.

Por favor, no volvamos a destrozarlo. Hoy en día, tenemos los recursos necesarios para no tirar los escombros y basuras al campo, tenemos la suerte de contar con un Ecoparque en Alpuente. Utilicémoslo debidamente. Se ha dado un paso muy importante en este tema con la limpieza de estos espacios.

Alpuente no es un pueblo tan grande que pueda contar con un servicio de recogida como lo pueda tener una ciudad, lo que tiremos al campo, nadie lo va a recoger. Colaboremos un poco entre todos a mantener nuestro entorno limpio, no por las multas -que son grandes en medio ambiente- sino por el respeto a los demás, por el civismo, que como reza al prinicipio de ésta reflexión, Es la ética que permite el desarrollo de una cultura de respeto a los otros ciudadanos/as, a la urbe, al entorno, a lo propio y a lo ajeno, a lo privado y a lo público…

Apúntate al Civismo